Arquitectura y técnicas constructivas

La llegada de los árabes a la Península Ibérica supuso un gran cambio en su arquitectura y urbanismo. Aunque en la época romana había gozado de gran esplendor, durante la visigoda había caído en declive. Las ciudades habían perdido parte de su antiguo brillo, a la par que población. En la arquitectura de al-Andalus va a ocupar un papel fundamental la tradición romana. Los árabes, a su llegada, respetan la arquitectura y las ciudades existentes. Poco a poco van acondicionándolas a sus nuevas necesidades: se crean nuevas murallas, mezquitas, mercados, baños,... Una vez bien asentados fundan nuevas ciudades, como Murcia o Badajoz.

Panoramica de la sala.

Algo similar ocurre con las técnicas y materiales constructivos: siguen utilizando las romanas junto a otras nuevas que vienen de Oriente. Es el caso del yeso, material que podría identificar la cultura musulmana y que aún podemos ver en numerosos edificios andalusíes. No es posible pensar en la Alhambra sin evocar cualquier lienzo de estuco cuidadosamente ornado.