Física, óptica, química, y alquimia

El principal papel jugado por al-Andalus en estas disciplinas radica fundamentalmente en su labor como transmisora del saber de la Antigüedad. Así, la obra de física de al-Farabi sobre el vacío fue traducida en al-Andalus al latín bajo el título On vacuum, y la obra del andalusí al-Bitruyi en la que menciona la teoría del ímpetus, bajo el título De Motibus Coelorum. Igualmente, la obra sobre óptica de al-Kindi fue traducida con el título De aspectibus.

Vista de la sala.
Vista de la sala.
Detalle de uno de los paneles de la sala. Representación de un alambique en una obra que aborda el proceso de destilación. British Library, Londres.
Detalle de uno de los paneles de la sala.


La alquimia fue practicada en al-Andalus con múltiples y variadas finalidades. Así, hay descripciones de laboratorios de alquimia en la Córdoba del siglo X: “una habitación ennegrecida, llena de vapores que parecían pedazos y en los cuales se percibía el olor hediondo del arsénico, del azufre, del cinabrio y del sarcócola”. La química tuvo una materialización práctica muy evidente, por ejemplo, en la fabricación de tintes, cosméticos, perfumes, etc.